cover image AMINEWS
March, 2014
 
  cover image  
    English | Chinese | Russianprint downlaod  
     
  Entidad de Tenencia de Valores Extranjeros (ETVE) española: la estructura de fideicomiso de Nueva Zelanda para inversiones en América Latina
 
     
 

Introducción

La reputación dentro de España y los tratados de doble tributación de la red global de España le proporcionan a este país una excelente plataforma desde la cual ofrecer estructuras internas a todo el mundo. Junto con la elevada reputación de Nueva Zelanda, una estructura de fideicomiso de Nueva Zelanda, la ETVE española no solo puede proporcionar al mercado latinoamericano una vía de salida impositiva del 0%, sino también una solución a largo plazo.
Para las empresas y personas físicas latinoamericanas que necesiten una vía de salida hacia cualquier parte del mundo, la estructura de fideicomiso de Nueva Zelanda, la ETVE, puede proporcionar las siguientes importantes ventajas:

  • Ausencia de retenciones impositivas sobre los dividendos y las ganancias si se cumplen ciertas condiciones;
  • Amplia exención en las participaciones al nivel de la empresa española (ETVE) por los dividendos y ganancias percibidas, sin retenciones impositivas de ETVE a los fideicomisarios de Nueva Zelanda;
  • Los fideicomisos extranjeros de Nueva Zelanda (en los cuales los fideicomitentes y beneficiarios no son residentes de Nueva Zelanda) no están sujetos al régimen impositivo en Nueva Zelanda;
  • En Nueva Zelanda no hay impuestos a las ganancias, impuestos sobre transmisiones patrimoniales o impuesto al sello; esto constituye una excelente estrategia de salida o de reestructuración futura.

La Entidad de Tenencia de Valores Extranjeros (ETVE) española: estructura de fideicomiso de Nueva Zelanda

Los sustentos de esta estrategia se basan en el régimen fiscal de la ETVE española (Holding español). La opción del régimen impositivo debe ser notificada a las autoridades fiscales por la propia ETVE. Las acciones de la entidad española que elija aplicar el régimen de la ETVE deben estar debidamente registradas.

La sociedad de responsabilidad limitada española (S.L. española) es una entidad adecuada para los fines del Holding de la ETVE. La S.L. proporciona responsabilidad limitada a sus accionistas, posee un capital mínimo obligatorio de solo 3.005,06 euros (considerablemente inferior a la S.A. española) y es más flexible que la S.A. española desde el punto de vista del derecho mercantil.

En virtud del régimen actual de la ETVE, los dividendos y las ganancias están exentos al nivel del Holding español, siempre que se cumplan ciertos requisitos. Se otorga una exención al impuesto sobre las retenciones para la distribución de los dividendos provenientes de los ingresos (exentos) y las ganancias obtenidas de la transferencia de las acciones del Holding español. En términos generales, los requisitos son los siguientes:

  • Participación mínima del 5% (directo o indirecto) en el patrimonio neto de la filial extranjera o cuando el valor de adquisición exceda los 6 millones de euros;
  • La participación debe mantenerse por un período ininterrumpido de, al menos, 12 meses;
  • La participación extranjera (filial) debe estar sujeta a un régimen fiscal equivalente al de España. En general, esto se cumple cuando la participación extranjera se encuentra en un país que ha celebrado un tratado sobre impuestos a las ganancias con España, que incluye una cláusula de intercambio de información (todos excepto el tratado suizo); y
  • Al menos un 85% de los ingresos de la participación extranjera debe provenir de una entidad comercial o empresa activa. Una participación (filial) con ingresos de actividades pasivas que superen el 15% no calificará.

La empresa española debe contar con, al menos, un director, sea este una persona física o una entidad. Una empresa fideicomisaria de Amicorp (interna) de Nueva Zelanda mantendrá las acciones de la empresa española, a través de un fideicomiso que debe establecerse con anterioridad, o a la misma fecha que se transfieren las acciones de la empresa española a la fideicomisaria de Amicorp. La ETVE española debe tener suficientes recursos humanos y materiales para administrar la filial extranjera.

Las autoridades fiscales de Nueva Zelanda han aprobado formalmente la utilización de fideicomisos extranjeros tal como se mencionó anteriormente.

Antes de la fecha en la que se constituye el fideicomiso de Nueva Zelanda, el fideicomitente puede elegir al fideicomisario, siempre que ese fideicomisario sea fideicomisario de Amicorp de Nueva Zelanda o una empresa fideicomisaria privada con asiento principal de los negocios en Nueva Zelanda. El fideicomitente puede conservar la facultad de designar y destituir a los fideicomisarios de por vida. Sin embargo, se recomienda que en lugar de ello se designe a un Agente con tal facultad. El fideicomitente también puede informar/solicitar que se realicen las distribuciones y el fideicomisario, por lo general, cumplirá ese pedido siempre que quien se vea favorecido sea un beneficiario del fideicomiso o que los fondos se paguen a un tercero en favor de un beneficiario del fideicomiso.

De acuerdo con el derecho fiduciario de Nueva Zelanda, el fideicomisario habitualmente tiene la potestad discrecional de gestionar el fondo fiduciario y sus inversiones, así como de administrar las distribuciones a los beneficiarios del fideicomiso.
Sin embargo, sujeto al acuerdo del fideicomisario, también es posible que se otorgue la facultad de administración de las inversiones al fideicomitente o a una persona con conocimientos sobre inversiones. Sin embargo, la facultad de “distribución” recaerá siempre en el fideicomisario. En el caso de un crédito tributario de producción (Production tax credit, PTC), el fideicomitente puede tener mayor control sobre las distribuciones si es el único director del PTC.

La eficacia fiscal de la estructura se basa en que, con respecto al pago de dividendos de la ETVE al fideicomiso de Nueva Zelanda, el fideicomisario se considerará el beneficiario. Esto lo determina el Protocolo del Tratado Tributario entre Nueva Zelanda y España.

El siguiente diagrama ilustra esta estructura:

Una entidad de inversiones podría incorporarse a esta estructura de fideicomiso (por ejemplo, una sociedad C.V. holandesa) para que mantenga las acciones de la ETVE española. Tal entidad de inversión, por ejemplo, puede tener una cuenta de cartera de inversiones en un banco extranjero. A los fines de las distribuciones de la ETVE española al fideicomiso, la autoridad impositiva española considerará que la entidad de inversión es un organismo transparente y, por tal motivo, la ETVE puede realizar distribuciones de dividendos libres de impuestos a la entidad de inversión.

En tal caso, la estructura sería la siguiente:


     
shade
  Para obtener más información:  
  Wayne Pearson
Amicorp New Zealand Ltd.
Tel.: +64 9 304 2640
Email: w.pearson@amicorp.com
Dorian Burzaco
Amicorp de Espana S.L. (Barcelona)
Tel.: +34 (93) 241 7563
Email: d.burzaco@amicorp.com
linkedin facebook youtube googleplus
   
   
 
BPO Corporate Clients Private Clients Map
Trust Services Fund Services Financial Service
Transactional Services    
Amicorp Worldwide Offices:
       
Amsterdam
Auckland
Bangalore
Barbados
Barcelona
Beijing
Bogota
British Virgin Islands
Buenos Aires
Cape Town
Chengdu
Curaçao
Cyprus
Davao
Dubai
Guangzhou
Hong Kong
Kolkata
Lima
London
Luxembourg
Madrid
Mumbai
Mexico City
Malta
Mauritius
Miami
Monaco
Montevideo
Moscow
New Delhi
New York
Pretoria
San Diego
Santiago de Chile
Sao Paulo
Shanghai
Shenzhen
Singapore
Taipei
Vilnius
Zug
Zurich
           
www.amicorp.com          
   
  Disclaimer

This document is prepared for general information purposes only. Amicorp Group does not provide tax or legal advice to its clients. Any opinions contained herein should not be construed or interpreted as advice provided by Amicorp Group.